> Miedo y la ansiedad del niño

El manejo del miedo, de la ansiedad y de la conducta es fundamental para el éxito en odontopediatría. Para tenerlo plenamente en cuenta, es necesario tener un conocimiento de las distintas etapas del crecimiento general de los niños, comprender al niño y evaluar las conductas que se pueden esperar de él. En ClinicaDental.es conocemos las características generales de los niños en diferentes edades así como las actuaciones características de cada etapa.

Read more…

La caries es la principal enemiga de la salud bucal ya que es el origen de todas las posibles infecciones que se pueden llegar a generar, por lo que luchar contra ella es el principal objetivo de la higiene bucal y de los dentistas.endodoncia clinica dental

Una higiene bucal correcta nunca puede obviar el cepillado riguroso y exhaustivo después de cada comida, la utilización de hilo dental para los espacios que quedan entre los dientes y, si es posible, todo ello reforzado por un enjuague bucal de gran fuerza.

Sin embargo, es difícil encontrar a una persona sin una sola caries a lo largo de su vida, caries que en ocasiones pueden llegar a extenderse, a penetrar en la pieza dental y llegar hasta el propio nervio provocando un gran dolor.

En estos casos la única solución es realizar una intervención directa sobre el nervio, de manera que se elimina la sensibilidad de éste y se consigue que el dolor desaparezca a la vez que se recompone el estropicio realizado por la caries.

Entonces, ¿en qué casos es necesaria una endodoncia?

  1. Caries extendida: Cuando la caries ha penetrado en el diente en profundidad llegando hasta el propio nervio. Es la causa más habitual para realizar una endodoncia, y es necesaria porque cualquier alimento o bebida que ingerimos entra en contacto directo con el nervio, con lo que ello supone.
  2. Hipersensibilidad dental: La cuál viene determinada por la pérdida de esmalte dental que puede ser ocasionada igualmente por una caries o bien por otro motivo.
  3. Por la colocación de prótesis: Para poder colocar determinadas prótesis, como por ejemplo coronas dentales o puentes, es muy probable que se necesite tallar algún diente y previamente es recomendable practicar una endodoncia.
  4. Rotura: Cuando se haya producido una rotura profunda del diente por algún golpe o cualquier otra causa, haciendo que el nervio quede expuesto, permitiendo que todo tipo de sustancias, o incluso el propio aire pueda llegar a contactar con el nervio.

En definitiva, la endodoncia trata de eliminar la sensibilidad dental, consiguiendo que el dolor desaparezca y que el paciente pueda volver a llevar una vida normal. Eso sí, al tratarse de una intervención relativamente compleja es conveniente asegurarse de que solo un profesional con la debida experiencia se hace cargo de ella.

Nuestro organismo no es una sucesión de apartados estancos que funcionen de manera independiente, sino totalmente al contrario; se compone de todo un conjunto de sistemas que trabajan conjuntamente y que, por tanto, están altamente relacionados entre sí.menopausia clinica dental

Ello hace que cualquier situación que pueda llegar a suceder en una parte del cuerpo afectará al resto y viceversa, con lo que el objetivo global de un buen estado de salud será siempre conseguir obtener el mejor estado general.

Y si hay una etapa en la vida de una mujer que se encuentra sujeta a cambios permanentes ésta es la menopausia, cuando se producen alteraciones hormonales que afectan, de una manera u otra, a todo el organismo.

Pero, ¿cómo afectan a la salud bucal?

  1. Tonalidad cromática: A medida que se van produciendo las alteraciones hormonales en el cuerpo la tonalidad cromática de los dientes de la mujer se va viendo modificado, en general perdiendo el tono blanquecino natural de las piezas dentales.
  2. Sensación de ardor: Como consecuencia del estado de deshidratación al que conduce la menopausia,  la mujer tiende a tener una sensación de ardor en la boca, lo cual perjudica al sabor de los alimentos, que pierden su sabor en el paladar. La mejor solución para evitar esta incómoda sensación es hidratarse de manera habitual.
  3. Sensibilidad de las encías: Se produce un incremento en la sensibilidad de las encías con lo que el sangrado de éstas es más habitual, a la vez que tienden a desecarse de manera evidente.
  4. Gingivitis: Como consecuencia de la pérdida de estrógenos característica de la menopausia femenina puede aparecer este trastorno que recibe el nombre específico de gingivitis descamativa y que no es otra cosa que el retroceso de las encías, dejando al descubierto una mayor parte del diente.

Este retroceso permite una vía de entrada para las bacterias hacia la raíz de la pieza dental pudiendo entonces generar caries de raíz, y con ello poner en evidente peligro la vigencia del propio diente.

En definitiva, la menopausia es una fase de cambios para el cuerpo femenino, cambios que se inician con la alteración hormonal y que acaban por afectar a todo el resto del organismo, en concreto a la boca.

La higiene bucal es un aspecto fundamental de nuestra salud, todos lo tenemos claro, ya que es la que permite que nuestra boca esté sana y que consigamos poder lucir nuestra mejor sonrisa y evitar infecciones que acaben por propagarse por el resto del cuerpo.higiene bucal ortodoncia clinica

Por ese motivo es esencial cepillarse después de cada comida, utilizar hilo dental e incluso reforzar la higiene con enjuague bucal. También es importante acudir al dentista de manera periódica para que éste pueda detectar posibles problemas en su fase incipiente.

Pero, ¿qué sucede cuando estamos sujetos a un tratamiento de ortodoncia? Es cierto que las nuevas ortodoncias invisibles, como la invisalign, permiten retirar los alineadores y conseguir así seguir con la higiene bucal de manera habitual, pero ¿y si tenemos los habituales brackets?

La clave entonces está en extremar la higiene bucal ya que los brackets y los alambres que los unen son puntos evidentes de acumulación de bacterias y de restos de comida, por lo que los especialistas aconsejan seguir estas pautas:

  1. Cepillado después de ingerir alimentos: Independientemente del momento del día del que se trate y del tipo de comida que se esté ingiriendo, los especialistas recomiendan cepillarse inmediatamente después de comer, ya que los restos acabarían por quedarse entre los alambres y provocar un daño posterior y problemas de halitosis.
  2. Seleccionar los alimentos: Hay que tener en cuenta que nos encontramos sumidos en un tratamiento médico, por lo que hay que prestar atención al tipo de alimentos que se ingieren, tratando de evitar los que son pegajosos, como por ejemplo los chicles, que son más difíciles de limpiar de los alambres.
  3. Usar los cepillos interproximales: Aunque son cepillos que se recomiendan para aquellos casos en los que los espacios entre los dientes son demasiado grandes y el hilo dental podría dañar las encías, los dentistas también los recomiendan como apoyo al cepillo normal durante el tratamiento de ortodoncia, ya que ayuda a llegar a espacios que el cepillo normal no llega.

En definitiva, se trata de ser conscientes de que llevamos una ortodoncia, un elemento extraño en nuestro cuerpo y que debe de ser tratado como tal, con el suficiente cuidado como para evitar que sea un foco de atracción de bacterias al acumular restos de comida que no han sido debidamente limpiados.

El ser humano ha ido evolucionando con el paso de los años de forma que nos hemos ido adaptando al medio en el que nos desenvolvemos de manera habitual y con ello nuestro cuerpo también se ha ido ajustando a las necesidades que iba teniendo.muela del juicio clinica dental

Y un ejemplo concreto de esta adaptación lo tenemos en nuestra mandíbula que se ha ido reduciendo a medida que hemos empezado a alimentarnos con productos procesados y cocinados y ya no necesitábamos grandes mandíbulas para poder comer la carne cruda.

El problema es que la rapidez con la que nuestros maxilares se han ido reduciéndo a mayor velocidad que se han ido eliminando piezas dentales con lo que en estos momento tenemos una especie de problema de espacio que recibe el nombre de muela del juicio.

Entonces, en muchas ocasiones esta muela del juicio queda incrustada en la encía y no acaba por salir del todo pudiendo generar toda una serie de problemas.

¿Qué problemas puede generar una muela del juicio dentro de la encía?

  1. En determinadas ocasiones puede llegar a infectarse provocando un problema general en la boca. Si la muela no está totalmente en el interior, sino que ha generado un orificio en la encía las bacterias pueden acumularse por ahí y provocar la aparición de caries que podría derivar en una infección.
  2. A pesar de seguir dentro de la encía intentará salir constantemente, con lo que empujará a los dientes a su alrededor pudiendo provocar el apiñamiento de los mismos y, por tanto, la deformación de la estructura dental.

¿Cuál es la mejor solución?

Si la muela del juicio se ha quedado incrustada en la encía lo más sencillo y eficaz es extraerla para evitar males mayores. De esa manera se evita cualquier tipo de consecuencia que pudiera acarrear en el futuro.

Por ese motivo, es conveniente acudir al dentista cuando el paciente ronda los 16-18 años para que éste pueda valorar la situación de la muela del juicio y determinar si es necesaria la extracción definitiva.

Hay que tener en cuenta que la muela del juicio no tiene una función determinada dentro de la estructura dental, por lo que su extracción no genera ningún tipo de problema al paciente que la sufre.

Por mucho que avancen las técnicas y la tecnología, lo cierto es que nunca habrá forma de que el dentista pueda llegar a ver toda la superficie dental de nuestra boca, con lo que siempre habrá unos puntos ciegos que necesitarán ser visionados de otra forma.radiografia dental clinica

Y para ello son necesarias precisamente las radiografías dentales, gracias a las cuáles los dentistas pueden hacerse una idea más aproximada de nuestra boca y con ello determinar los mejores tratamientos en cada caso.

Hay que tener en cuenta que la velocidad y rapidez de diagnóstico es fundamental a la hora de atajar determinadas enfermedades o infecciones que se extenderían en exceso en nuestro organismo de otro modo.

Pero, ¿qué tipo de radiografías dentales podemos realizar?

  • Radiografía Interproximal: Es la más habitual ya que es la que examina en detalle los espacios que hay entre los dientes, donde normalmente se acumulan las bacterias y a los que es imposible llegar a ver de otro modo.

Las bacterias que en estos espacios se acumulan dan lugar posteriormente a caries y a posibles infecciones. Por ello, se recomienda realizar una radiografía de este tipo con una periodicidad anual, aproximadamente, para tomar medidas inmediatas si se detecta cualquier tipo de caries incipiente.

  • Radiografía Periapical: Se trata de una radiografía más en detalle, más cercana a una zona de la boca en concreto. Es decir, se suele centrar en un grupo de piezas dentales y se toma hasta la raíz, con lo que se puede observar en qué estado exacto se encuentra el diente.

Se suele utilizar este tipo de radiografía en aquellos casos en los que ya hay sospechas de posibles caries en un lugar determinado.

  • Radiografía panorámica: Toma toda la boca del paciente y ofrece una idea general del estado del mismo. Es muy útil para detectar muelas del juicio que se encuentran en el interior de las encías.
  • Radiografía lateral: Es una radiografía que se toma de toda la cabeza del paciente con el objetivo de detectar problemas estructurales y situaciones de mordida desviadas.

En definitiva, las radiografías dentales ayudan al dentista a poder realizar un diagnóstico más aproximado de la realidad con lo que se pueden acelerar los tratamientos y con ello obtener resultados satisfactorios de una manera más rápida.

Las mujeres pasan por alteraciones hormonales constantes a lo largo de su vida como consecuencia de su capacidad para engendrar hijos, unas alteraciones que culminan con la menopausia, el momento en el que empiezan a perder esta capacidad, y con ello su nivel de estrógenos se ve reducido de manera drástica.clinica dental barcelona

Con esta reducción de estrógenos todo el organismo se ve afectado de una manera u otra, ya que el cuerpo humano está altamente interconectado y cualquier situación que pueda afectar a una parte en concreto del mismo acaba por generar cambios en el resto.

Así, durante la menopausia es habitual encontrarse con que la salud bucal de las mujeres empeora de manera importante, con un mayor riesgo a padecer caries de raíz, la más peligrosa para el mantenimiento de la pieza dental, así como una mayor sensación desagradable en la boca, por el incremento en la sensibilidad de las encías.

Por ello es importante que las mujeres que comienzan a enfrentarse al estado de menopausia empiecen a extremar el cuidado de su higiene bucal porque es, en definitiva, la única manera que tienen para poder paliar los efectos de la misma.

Así, los especialistas hacen las siguientes recomendaciones:

  1. Incrementar las visitas al dentista: Aunque siempre es recomendable acudir al dentista de manera habitual, al menos una vez al año, cuando llegan los primeros efectos de la menopausia es conveniente incrementar estas visitas, porque los problemas que pueden aparecer se multiplican de manera exponencial y es necesario que un especialista los pueda detectar, si fuera el caso, a la mayor brevedad posible.
  2. Cepillado: Durante la menopausia la mujer debe de extremar su higiene bucal, con un cepillado riguroso después de cada comida, sin saltarse ninguna.
  3. Hilo dental: Normalmente durante esta etapa se produce un incremento en la sensibilidad de las encías, por lo que pude ser recomendable utilizar un cepillo interproximal en lugar del hilo. Aunque eso sí, lo que es totalmente necesario es repasar el cepillado de manera que no se deje ningún resto ni de comida ni de bacterias entre los dientes.
  4. Enjuague bucal: Un enjuague bucal debidamente enriquecido ayuda a eliminar cualquier tipo de resto que se haya podido quedar a la vez que refuerza el esmalte dental con su protección adicional.

En definitiva, una mujer que se acerca o que se encuentra de lleno en la menopausia debe de empezar a extremar el cuidado de su higiene bucal para tratar de paliar, en la medida de lo posible, los efectos que ésta genera.

Nos pasamos la vida luchando contra la aparición de caries en nuestras piezas dentales, aunque en muchas ocasiones se trata de una guerra perdida de antemano, por mucho que tratemos de ganar las batallas intermedias.

tipos de caries clinica dental

Y es que por mucho que nos afanemos por llevar una higiene bucal rigurosa y precisa, siempre caemos en la tentación de saltarnos algún paso, de evitar un cepillado o de no acudir a una cita periódica con nuestro dentista.

Ello hace que la práctica totalidad de la población mundial acabe sufriendo la aparición de alguna caries a lo largo de su vida, unas caries que si son detectadas a tiempo pueden ser resueltas con un empaste relativamente sencillo pero que, si tardan en ser detectadas pueden llegar a erosionar al propio diente y acabar por hacerlo caer.

Por eso es muy importante acudir al dentista con cierta frecuencia para que, en el caso de que esté apareciendo alguna caries éste pueda acabar con ella desde el principio.

Pero, ¿contra qué nos enfrentamos? Es decir, ¿qué tipos de caries pueden aparecer en nuestras piezas dentales?

  1. Caries de orificios: Son característicos de los primeros años de vida de una persona, en el transcurso de los 10 hasta los 20. Reciben este nombre porque es la forma en la que se presentan, es decir pequeños orificios habitualmente en las muelas. Su mayor problema es que se extienden a una gran velocidad, por lo que es de vital importancia detenerlas a tiempo.
  2. Caries de superficie lisa: Se suele presentar en la siguiente etapa de la vida, es decir en los años que transcurren entre los 20 y los 30 y tiene una velocidad de extensión mucho más lenta que la caries anterior. Este lento avance permite que puedan ser revertidas si se toman las medidas de higiene bucal apropiadas.
  3. Caries de raíz: Aparecen generalmente a partir de los 40 años y el problema es que se producen en la propia raíz de la pieza dental con lo que provocan fácilmente la caída de este. Se producen en esta edad como consecuencia del retroceso de las encías lo cual permite que la caries pueda atacar a la raíz del diente.

En definitiva, la caries es la peor enemiga de nuestra salud bucal y contra ella tenemos que poner todos nuestros esfuerzos en términos de higiene bucal para asegurarnos que mantenemos la mejor de nuestras sonrisas.

La caries dental no sólo es perjudicial en su mismo desarrollo, sino que puede causar otras enfermedades en el sistema dentitario. Una de estas patologías es la pulpitis. Se trata de una inflamación del tejido blando de la pulpa dental que el paciente puede confundir con el dolor de muela porqué puede causar dolores agudos en la estructura dental. Asimismo, la pulpitis es provocada por una caries dental penetrante que a través del esmalte y la dentina puede llegar a la pulpa del diente, afectando también al nervio y a las raíces.pulpitis clinica dental barcelona

La pulpitis se clasifica en dos tipos, según su gravedad en la afectación sobre los dientes: la reversible y la irreversible. La segunda es derivada de la primera cuando no se actúa con diligencia y tiempo, y cómo bien define el término es de tal magnitud que se convierte en incurable. En cambio, la pulpitis reversible puede tratarse y sanearse mediante tratamiento clínico.

En caso de pulpitis reversible, la pulpa dental se inflama y provoca irritaciones de la misma y dolores al paciente. La curación consiste en la eliminación de la caries dental y una posterior restauración protésica, con lo que se consigue una regeneración sana de la pulpa. Por otro lado, la pulpitis irreversible no tiene curación por sí misma. Lo recomendable en estos casos, para evitar un dolor cónico al paciente, es la extracción del diente y la rehabilitación mediante prótesis.

El diagnóstico debe extraerse tras una evaluación profunda de las condiciones del paciente, ya que una simplificación puede acarrear daños irreparables. Cabe decir que la pulpitis no siempre se manifiesta en forma de dolor, por lo que puede existir sin que el paciente denote su presencia. Antes de que sea demasiado tarde, el dentista debe actuar profesionalmente para descartar la existencia de dicha patología o detectarla para poder elaborar un tratamiento de saneamiento dental.

Nuestras clínicas dentales aconsejan mantener unos hábitos saludables y regulares de higiene dental, ya que la pulpitis es una enfermedad suficientemente grave como para tenerla en cuenta. Además, deriva de una caries dental, por lo que la prevención es de vital importancia. En este sentido, el paciente debe dirigirse al dentista siempre que note algún percance en sus dientes, en aras de evitar malos mayores e identificar posibles problemas para solventarlos.

La odontología se ha profesionalizado enormemente en todos los ámbitos durante las últimas décadas. Uno de estos es en la planificación de los tratamientos y la interacción del dentista con el paciente. El denominado programa preventivo, elaborado por el odontólogo y aceptado por el paciente, diseña el transcurso del tratamiento dental. Podríamos decir también que es una especie de contrato, ya que se acuerda el cumplimiento del proceso para asegurar el éxito clínico.tratamiento preventivo clinica dental

Asimismo, para elaborar esta planificación y pactar las condiciones del tratamiento, la interacción entre el dentista y el paciente toma un protagonismo vital. La cooperación mutua y el trato próximo y amigable optimizan todo el proceso del tratamiento dental y dan seguridad y confort al paciente. Cabe tener en cuenta que cada individuo es distinto y está marcado por perfiles sociales, culturales y clínicos diferentes. Igualmente importante es la buena predisposición del dentista en explicar detalladamente y claramente la información al paciente y repetirla si es necesario, evitando el uso de tecnicismos que contaminen la comunicación.

Pese a que cada paciente es diferente y tiene unas características propias, hay seis pasos catalogados generales para el diseño de un programa preventivo. El primero es la identificación clara y precisa del problema, es decir, observar las deficiencias bucales y dentarias y comunicarlas al paciente juntamente con las propuestas para solventarlas. Seguidamente, se observa la frecuencia con que se produce el comportamiento problemático para saber acerca de la magnitud del problema y monitorear los cambios que se deben llevar a cabo.

A continuación, se especifican los objetivos de la intervención, esto es, definir las metas a las que dentista y paciente desean llegar a través del tratamiento. Para ello es necesario cambiar el comportamiento y algunos hábitos poco saludables del paciente, hecho que a veces puede resultar complicado. Es entonces cuando se debe reforzar el nuevo comportamiento, mediante un feed back positivo que integre los nuevos hábitos de salud bucal a la vida cuotidiana del paciente.

Por último, es necesario identificar las causas de fracaso con el programa preventivo, en el caso que se produzca. Se observan aquí cuatro variables: la motivación del paciente a la hora de tomar medidas para solucionar sus problemas, el compromiso del mismo en cumplir todas las partes establecidas por la planificación del tratamiento, la calidad y dedicación en la participación del equipo odontológico en todo el proceso y trasfondo y entorno social del paciente, que puede alterar e influir en el fracaso del tratamiento dental del paciente.

En las clínicas dentales Propdental tenemos los mejores dentistas que planificaran un adecuado programa preventivo junto a la colaboración del paciente. Nuestra experiencia y profesionalidad avalan el éxito de los tratamientos dentales y el seguimiento regular del proceso con el paciente para que se sienta cómodo y parte de la planificación de su salud bucal, en busca de soluciones que solucionen los problemas de la dentadura.