> Prótesis dentales

Prótesis dentales

El proceso de la preparación de las prótesis dentales o de un elemento dentario para recibir una corona total, exige de una reducción selectiva del tejido adamantino y dentinario, donde el odontólogo debe conocer dónde y cuánto debe eliminar.

Diseño y fabricación de las prótesis dentales

Según el área a preparar se deberá realizar un desgaste suficiente para que sea ocupado por el material restaurador.
caso prótesis dentales

Durante los últimos años se ha evolucionado acerca de las formas de la preparación encaminadas a facilitar la labor del dentista como también del técnico de laboratorio.

El avance de la tecnología en aleaciones metálicas y de los materiales cerámicos con el desarrollo de un instrumental rotatorio diamantado de granulometría diferente, ha permitido mejorar el resultado final, no sólo de la preparación y de la superficie sino también conseguir un mayor rendimiento en calidad-tiempo.

El éxito del odontólogo en su trabajo, comienza con la preparación de la pieza dentaria, si ésta no se realiza en forma definitivamente adecuada, puede asegurarse que en lo profesional fracasará en su intento de situarse entre las personas reconocidas como capaces dentro de la profesión.

Cuando observamos que un diente ha perdido su integridad y su restauración por medio de la Operatoria Dental, utilizando materiales plásticos (resinas compuestas en elementos anteriores) o bien materiales metálicos o cerámicos (incrustaciones en elementos posteriores) no es posible, se debe restituir su morfología y función a través de un recubrimiento total, es decir una corona que se pueda realizar de diferentes materiales como son: metálicas, cerámicas o mixtas (métalo-cerámicas o métalo-plásticas). A veces es posible realizar coronas como anclajes de puentes, como es posible también efectuar encapsulamiento total en elementos no tan destruidos, pero que siendo brechas largas necesitamos para mayor anclaje recubrimiento total.

Variados son los pasos que debemos seguir para realizar una corona que cumpla los requisitos fundamentales que son: forma, función y estética. Uno de ellos, de primordial importancia es el tallado del elemento dentario del que dependerá de cuatro premisas importantes:

  1. El soporte de la corona.
  2. La retención y estabilidad de la corona.
  3. El ajuste de los márgenes cervicales.
  4. La estética dental.
  5. Relación con la pulpa.

Una corona dental debe ser debidamente soportada por su pilar, el cual recibirá las fuerzas resistiendo a éstas y transmitiéndolas al tejido óseo circundante.

Sabemos que para que una corona dental sea estable y correctamente soportada por el pilar, debemos tener en cuenta conceptos referidos a la incidencia de las fuerzas.

En tal sentido, se pone en práctica la ley fundamental de soporte que se refiere: “Oponer planos perpendiculares a las fuerzas incidentes”. Por lo tanto, las fuerzas que se generan durante la masticación no inciden axialmente sobre las superficies oclusales de los elementos dentarios, sino que su incidencia es tanto axial como tangencial.

Es así, que cabe destacar que las superficies oclusales están programadas específicamente para ser receptoras de las fuerzas y anularlas ofreciendo planos perpendiculares a su incidencia.

De acuerdo a esto, ante cualquier procedimiento que debamos realizar en prótesis fija se tendrá en cuenta lo vertido anteriormente, es así que la preparación para un pilar dentario, el desgaste de su cara triturante no debe hacerse en forma plana sino respetando las inclinaciones de los planos de las cúspides.

Como preparar el diente para que no se caiga la corona dental

Para que las coronas o las prótesis dentales se retengan y que no se desprenda de su sitio, es imprescindible que tengamos que fiarnos de las configuraciones geométricas de nuestro tallado.

Fundamentalmente debemos preparar a la pieza dentaria con sus paredes axiales, conservando un adecuado paralelismo o una ligera convergencia hacia oclusal.

Básicamente la retención está formada por dos superficies opuestas, éstas pueden ser como por ejemplo: las superficies externas de las paredes labiales o palatinas de nuestro pilar o superficies internas como las paredes vestibulares o linguales de una caja oclusal de una restauración parcial (incrustación).

Si la conicidad de las paredes de la restauración se va incrementando de 0º a 10º grados, la retención se verá disminuida considerablemente.

Un principio fundamental a tener en cuenta es el enunciado por Hegdahl y Silness, 1977  en el que la longitud de cualquier diagonal del diente preparado debe exceder el diámetro de su base.

Por lo tanto, se afirma que cuanto mayor sea la superficie de la preparación mayor será la retención que se obtiene. Por ejemplo: en elementos grandes es mayor que en elementos pequeños. Así es que se debe tener en cuenta que se prepara un elemento pequeño y bajo, donde la retención disminuye, se tallan cajas, rieleras y pines adicionales para aumentar esa retención.

Por consiguiente, todo 1o que se realiza en este sentido para impedir el movimiento de las restauraciones ante fuerzas de torsión o rotación en un plano horizontal aumentará su estabilidad.

La encía de las prótesis dentales

La localización como el ajuste a nivel de los márgenes gingivales, en cierto modo depende de varios factores fundamentalmente uno de los más importantes está directamente relacionado a su preparación, debiendo ser los mismos localizados y definidos correctamente para alcanzar el éxito final de una restauración.

Los factores fundamentales que depende la ubicación de los márgenes son:

  1. Grado de higiene bucal del paciente.
  2. Susceptibilidad del individuo a las caries dentales.
  3. Susceptibilidad del margen gingival a los irritantes.
  4. Características morfológicas de la encía marginal.
  5. Necesidad de retención adicional.

Todos los factores son independientes entre sí, por lo que deberán ser considerados antes de llegar a una decisión.

Actualmente las técnicas biológicas preconizan llevar los márgenes de todas las restauraciones por encima o en el borde de la cresta gingival (supragingival), debido a que es muy difícil terminar un margen cervical sin que actúe como elemento extraño o irritante, favoreciendo a la placa bacteriana las consecuencias conocidas.

Pero en ocasiones se deben ubicar los márgenes gingivales ligeramente por debajo de encía y es cuando existe incidencia de caries y mala higiene, o en aquellos casos que se necesite esconder las terminaciones por razones estéticas fundamentalmente en elementos anterosuperiores.

Ahora bien, además de tener en cuenta la localización es importante tener un grado de precisión en el ajuste y en el terminado de la superficie preparada. Para que el técnico pueda construir una restauración con la mayor exactitud y lograr el mejor ensamble, logrando que la irritación sea la mínima y así la permanencia bacteriana tendrá poca oportunidad de acumularse si la higiene oral es adecuada y controlada.

Estética dental

La estética dental de las prótesis dentales fijas es un factor de considerable importancia en los tallados de pilares para coronas dentales totales.

El dentista especialista en estética dental tiene que determinar espesores suficientes en el tallado, especialmente en las caras vestibulares, para que el técnico que elabora la corona maneje perfectamente las diferentes capas, ya sea la de porcelana o de materiales plásticos para lograr resultados estéticos altamente agradables.

En cuanto a la relación con la pulpa se debe primero saber si se va a conservar la vitalidad pulpar. Si es así, hay que mantener un grosor mínimo de dentina para su protección. Este grosor dependerá del estado la dentina, la edad del paciente y el tipo de preparación que se realiza.

En todos los casos sólo se puede hacer una estimación aproximada del tamaño de la pulpa. En cuanto a la protección de la pulpa entra en conflicto el grosor adecuado que deben tener los materiales, fundamentalmente en aquellos casos extremos para restaurar con corona ceramo-metálica en los incisivos inferiores.

Es así que la mayoría de las veces hay que comprometer el grosor ideal del material para proteger la pulpa.

Los objetivos del dentista especialista en la preparación de las prótesis dentales son:

  • Obtener espacio para permitir la colocación del material restaurador, de espesor adecuado para contrarrestar las fuerzas funcionales en la restauración final.
  • Dejar espacio para colocar el material de un espesor conveniente, que permita la reproducción de todas las características morfológicas del diente sin sobrepasar sus contornos originales.
  • Eliminar la misma cantidad de tejido dentario en todas las caras del diente sin sobrepasar los contornos originales.
  • Eliminar todas las anfractuosidades axiales y ofrecer a la restauración una línea de entrada compatible con los demás anclajes del puente.
  • Obtener la máxima retención compatible con una dirección de entradas convenientes.
  • Realizar una correcta preparación teniendo en cuenta todos los elementos que constituyen la entidad dentaria, de índole periodontal, endodóntico y de oclusión.

Debemos destacar por parte del operador, que la preparación de pilares para coronas totales debe tener conocimientos no solo anatómicos del elemento a tallar sino de la ubicación en la arcada para poner en práctica las técnicas de posicionamiento del paciente.

Fundamentalmente debe haber un entendimiento de la forma y tamaño no solo clínico sino radiográfico del elemento dentario a tallar, para predeterminar el tejido a desgastar en función del soporte, la retención y la vitalidad si esta es mantenida.

Antes de empezar cualquier preparación dentaria es necesario contar con un tejido gingival y periodontal saneado. Además, debemos observar las relaciones oclusales del elemento a tallar, no sólo en estática sino también en dinámica. Por lo cual el operador tendrá un mejor campo de orientación del desgaste en relación a las fuerzas incidentes.

Finalmente, tenemos que apuntar que es esencial que todo elemento dentario tallado deba recibir una corona provisional que cumpla con todos los requisitos primordiales semejante a una restauración definitiva.

Las coronas métalo-cerámicas no deben emplearse para sustituir a las restauraciones parciales, si estas son capaces de cumplir su cometido, al menos que se requiera una retención máxima (Ejemplo: puente con una brecha larga)
Ventajas

Las restauraciones metalo-cerámicas tienen fundamentalmente la ventaja en combinar la resistencia por medio del metal y la estética por la cerámica.

Las principales ventajas de la corona ceramo-metálica son:

  1. Resistencia a las fuerzas oclusales.
  2. Las cualidades de retención so, excelentes y es bastante fácil asegurar una resistencia adecuada durante la preparación dental. La preparación de los elementos dentarios para coronas requerida, es menos exigente que la de los recubrimientos parciales.